Los socialistas consiguen el respaldo de la Eurocámara para recortar en un 40% las emisiones de CO2 de los coches para 2030.

Compartir

El Pleno del Parlamento Europeo ha aprobado la propuesta elaborada por el Grupo de los Socialistas y Demócratas para recortar en un 40% las emisiones de CO2 de los coches y furgonetas para 2030. La eurodiputada Soledad Cabezón, miembro de la Comisión de Medio Ambiente, se ha mostrado “satisfecha con este objetivo, que es ambicioso al mismo tiempo que alcanzable. Está en línea con nuestro claro compromiso con la lucha contra el cambio climático y también con la oportunidad económica que supone esta transición hacia la energía limpia”.

La eurodiputada ha recordado que “el sector del automóvil representa un 22% de las emisiones de CO2, que provocan más de 400.000 muertes al año en la UE. Su contribución es clave para tener un aire más saludable y respetuoso con el clima. Esta progresiva transición del sector, que apunta el informe aprobado hoy, es compatible con una nueva oportunidad económica”, ha señalado.

“La UE, donde España tiene un peso importante en el sector automovilístico, tiene que continuar siendo competitiva, y para ello requiere este impulso. Cada vez son más las regiones dentro y fuera de Europa con objetivos claros y ambiciosos en la nueva tecnología del coche eléctrico e híbrido, y no podemos quedarnos atrás. Los esfuerzos de hoy serán los que garanticen nuestra competitividad y liderazgo en el sector del futuro”, ha concluido la dirigente socialista.

Por su parte, el eurodiputado José Blanco, ha asegurado en el Pleno que “la lucha contra el cambio climático no es una opción. Tenemos que buscar el equilibrio entre la industria que genera actividad económica y empleo en países como España, y la obligación de esa reducción de emisiones”.

Blanco, que es miembro de Comisión de Industria, Investigación y Energía del Parlamento, ha abogado por “invitar a la industria a que haga los necesarios cambios tecnológicos para mantener un liderazgo en la producción. Porque estamos hablando del futuro, de nuestra salud, y por tanto, hacer esos cambios tecnológicos también va a significar mantener esa actividad a medio y a largo plazo. Por tanto, tenemos que cumplir con París e ir a una reducción ambiciosa de las emisiones”, ha señalado.